5 de enero de 2010

LOS ILLUMINATI QUIEREN CENSURAR EL INTERNET



En China ya no se pueden crear páginas personales

Nuevo golpe de la censura china a la libertad de expresión en Internet. Tras haber cerrado en los últimos días más de 500 páginas web de intercambio de archivos, ahora las autoridades del país asiático impiden a los ciudadanos crear sus propias páginas personales.

El Centro de Información para Internet de China ha anunciado una nueva regulación que controla los registros de toda nueva web en el país para evitar que se creen páginas con contenidos pornográficos.

De hecho, se ha negado a los proveedores de Internet que acepten el hosting de sitios web personales. Tan sólo podrán aceptar los de negocios con licencias en vigor o los de organizaciones autorizadas por el Gobierno chino.

Aunque en un principio la normativa va a afectar a las nuevas páginas que se quieran registrar, los internautas temen que también se censuren las ya alojadas, lo que supondría un auténtico caos en la Red, ya que la mayor parte de las webs, tanto en China como fuera del país, están registradas por individuos.

Australia tambien quiere imponer censura a Internet

Australia da un paso hacia adelante y un paso hacia atrás en cuanto a Internet. De la misma manera que el país está realizando una obra faraónica que llevará Internet de alta velocidad a todo su territorio, convirtiéndose en tres años en la nación con mejor cobertura del globo, su Gobierno acaba de abrir las puertas a la censura, como si de China se tratase.

El Gobierno de Australia anunció hoy la creación de un “cortafuegos” en la red nacional de internet, inspirado en el modelo chino, con la finalidad de bloquear el acceso a páginas de contenido delictivo.

La intención de las autoridades del país es tener la capacidad de censurar las web que pudieran tener contenido ilegal y criminal.

La idea es crear la figura de un “censor” independiente que funcionara siguiendo las quejas de los usuarios, según ha señalado el Ministro de Comunicaciones autraliano Stephen Conroy.

Conroy señaló que además que el Ejecutivo aprobará nuevas leyes para prohibir el acceso a las páginas con la etiqueta “clasificación rechazada”, entre las que estarán incluidas todas aquellas sobre pornografía infantil, violencia de género y abuso de drogas.

La inclusión de una página digital en la “lista negra” será decidida por una comisión independiente de clasificación tras examinar las quejas del público, precisó el ministro australiano.

La tecnología con la que se llevaría a cabo esta censura, compuesta por unos filtros que se aplicarían a las páginas web seleccionadas, ha sido probada durante siete meses junto a las operadoras para probar su efectividad, llegando a la conclusión que el dispositivo de bloqueo es plenamente certero y no reduce de forma significante la velocidad de la red.

Los usuarios de Internet en Australia han puesto el grito en el cielo con esta medida y han convocado movilizaciones en Internet y en las principales redes sociales. Tambien se han desatado protestas en organizaciones como Reporteros Sin Fronteras que han incluido a Australia en su lista de “doce enemigos de Internet”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario